¿En serio crees que tu lector tiene una capacidad de atención de 8 segundos? No cometas el error de basar tu estrategia de marketing de contenidos en esa falacia.

 

He perdido la cuenta.

¡La de veces que debo haber oído que, los humanos tenemos un lapso de atención inferior al de los peces de colores!

Y, no voy a negarlo. Como tonta, me lo he creído, y yo misma lo he repetido un número infinito de veces.

Error.

No tenemos más que pensar: ¿cuándo fue la última vez que lograste concentrarte en una tarea durante ocho segundos o más?

¡Seguro que tampoco hace tanto!

Yo misma llevo escribiendo este artículo sin parpadear (casi y con la ayuda de Mozart, ¡gracias!) durante más de tres o cuatro minutos.

Y tú, si has conseguido leer hasta este punto del artículo, te mereces unas felicitaciones sonadas porque has superado la barrera de los ocho segundos.

No perpetuemos un mito que, no es cierto.

Pero, Tere, la investigación demuestra que los seres humanos sólo tenemos una capacidad de atención de ocho segundos.

No, La investigación no demuestra nada de eso.

Es un mito (interesante, desde luego), y te lo cuento.

 

¿De dónde viene el mito del lapso de atención de ocho segundos?

Viene de un estudio elaborado por Microsoft en el 2015.

Y viene de la avalancha mediática que se desarrolló a raíz del estudio. Muchísimos periódicos y revistas respetables hicieron eco de lo que parecían ser los resultados del estudio de Microsoft:

  • Los humanos tenemos una capacidad de atención inferior a los peces de colores (de 9 segundos), habiendo disminuido de 12 a 8 segundos. Pero, por el contrario,
  • Nuestra capacidad para “multitasking” o hacer varias tareas a la vez, parece haber aumentado.

Esa investigación es verídica.

Existe.

Se hicieron impresionantes encuestas cuantitativas y estudios neurológicos.

El informe incluía una infografía que parecía demostrar que la atención humana había disminuido de esos 12 segundos en 2000 a los ocho segundos en el año 2015.

Una infografía como esta:

marketing de contenidos
Imagen de: https://au.pinterest.com/pin/204562008053475704/

El único problema es que infografías como estas y otras tantas que aparecieron no se basan en las conclusiones reales de la investigación de Microsoft.

Esos datos se obtuvieron de una web conocida como Statistics Brain.

En esta web encontramos fuentes distintas de éstas y otras estadísticas.

La realidad es que, esa estadística que domina tantos procesos en el marketing digital no tiene fundamento científico.

Así que, No.

No es cierto que tengamos una capacidad de atención inferior a la del pez de colores.

Lo que sí que es cierto es que, nuestra atención está cambiando.

Y que, como profesionales del marketing de contenidos es importante tener esos cambios muy presentes.

 

La atención humana está cambiando, pero no está disminuyendo

Ese mismo informe de Microsoft que mencionaba, llegó a conclusiones muy interesantes sobre la evolución de la capacidad de atención de los seres humanos.

Ninguno de estos hallazgos sugiere que deberíamos estar planeando nuestro marketing en base a ese período de atención de ocho segundos. De hecho, la investigación de Microsoft ni menciona ese dígito, ni el pez de colores.

Lo que sí comentaba Alyson Gausby, Jefe de Investigación del Consumidor en Microsoft Canadá es que:

“Si crees que la tecnología digital está matando la atención del consumidor, te equivocas.

Y, lo que también descubrió el estudio es que si le dedicas gran cantidad de tiempo a “multi-screening” (enfocar tu atención en diversas pantallas) o a las redes sociales, las probabilidades de que te centres en una única tarea durante un período prolongado de tiempo son inferiores, siempre y cuando esa tarea sea muy repetitiva y aburrida.

En el estudio se les pedía a los participantes que identificasen ciertos patrones de formaciones de letras.

¿Adivinas qué sucedió?

Que después de efectuar esa aburridísima tarea durante un cierto tiempo, los participantes intentaban encontrar algo más en que pensar.

Normal.

¿Qué podemos aprender de este estudio?

Que, si tu estrategia de marketing de contenidos se basa en hacer que tus clientes potenciales hagan algo completamente inútil durante largos períodos de tiempo sin pensar en nada más, entonces podrías tener un problema.

Si no es así, puedes estar tranquilo.

 

La atención humana es cada vez más intensa y más eficiente

El estudio también descubrió que aquellas personas que se mueven con frecuencia por los medios sociales, se enfrentan a tareas aburridas de maneras muy diferentes.

El participante digitalizado extrajo información de manera mucho más eficaz, rápida e intensiva que los demás.

Según el informe, “la adopción de tecnología y el uso de los medios sociales están capacitando a los consumidores para que sean más eficientes en el procesamiento y codificación de la información a través de cortas ráfagas de alta atención.”

En otras palabras, los cambios en nuestra atención nos permiten procesar más información.

Pero, espera, que las buenas noticias no acaban ahí.

No sólo es nuestra atención más hábil la hora de procesar más información, sino que también puede alternar entre diferentes cosas sin comprometer ninguna de ellas, mucho mejor. En otras palabras, podemos centrarnos fácilmente en más de una cosa a la vez.

¿Qué nos dice todo esto?

Que, todas estas nuevas habilidades que tenemos las solemos dedicar a encontrar el contenido que merece nuestra atención.

La conclusión a la que muchos de los estudios científicos están llegando es bastante clara:

Nuestra capacidad de atención no está disminuyendo.
Se está volviendo más exigente.

Ahora procesamos la información de manera cada vez más intensa y casi siempre tenemos hambre de más. Cuando encontramos algo interesante, recibimos un golpe de dopamina, que nos hace sentir bien y gratificados. Si pasamos el tiempo leyendo o viendo algo aburrido e inútil, no hay dopamina, y por lo tanto, no hay satisfacción.

El mito del pez de colores está dañando el marketing de contenidos

El problema que vas a tener si tratas de simplificar y comprimir tu contenido de tal manera que pueda adaptarse a la capacidad de atención de un pez de colores, es que vas a trabajar en contra de la liberación de la dopamina.

Ese cerebro cada vez más exigente, no se va a satisfacer con contenido comprimido en píldoras de ocho segundos.

Tu lector quiere más.

Quiere que le comuniques por qué tu contenido importa, cuál es su propósito y por qué razón deben prestarte atención.

Asegúrate de que tu contenido en sí sea sustancial, gratificante y que le sigue dando razones para prestar atención.

Al cerebro humano no le importa cuánto contenido tiene que consumir. Hoy, puede hacerlo más eficientemente que nunca.

Lo que le preocupa es si ese contenido vale la pena consumir o no.

Así que, no apeles a los peces de colores.

Apela a un lector inteligente y con ganas de información de calidad.

Confiando en profesionales del marketing de contenidos.

Confiando en Zen Digital.

Ponte en contacto.

2 COMMENTS

  1. Gracias Tere! Me encanta leer esto. Cómo se puede llegar a interpretar de formas tan diferentes un mismo estudio.
    Me alegra ver que la naturaleza sigue siendo sabia y nos adaptamos a las “necesidades” de nuestra especie 😉

LEAVE A REPLY