¿Hemos alcanzado el momento esperado de la evolución del marketing digital que da por asumido que el Copywriting y el Diseño tienen que ir siempre del brazo?

¿Estamos empezando a comprender que por mucho que hayamos invertido en el diseño de una web, si el copywriting nos falla, nunca conseguiremos la conexión que queremos establecer con nuestro cliente? Y, ¿viceversa?

Parece que sí…

Nos lo confirma nuestra autora invitada hoy, Lucía Irureta, diseñadora estelar y creadora de marcas arrebatadoras en www.luciairureta.com.

¿Tú qué opinas?

 

EL COPYWRITING Y EL DISEÑO,
¡CONDENADOS A ENTENDERSE!

¿Qué fue antes, el huevo o la gallina?

A esto lo llamaron los clásicos “dilema de causalidad” y, aunque no lo parezca, también nos incumbe a los creadores de comunicación online.

Como diseñadora web, a menudo me he enfrentado a este problema:

¿Qué viene antes, el copywriting o el diseño web?

La respuesta más común que te darán muchos profesionales del ramo es simple:

Los contenidos mandan, así que los textos, lo primero (y !cuanto antes!, añadirían algunos).

Sin embargo, en un esquema de trabajo más fluido la cuestión no es tan sencilla.

Para empezar, detengámonos un poco en eso que llamamos “contenidos“.

Creo que muchas veces se utiliza esta palabra como sinónimo de “textos”, y me parece un error. Una web contiene muchas cosas. Sí, contiene textos, pero también imágenes; grafismos, ornamentos, manchas de color, tipografías…

Vale. Admitiré que “contenido” puede referirse solo a aquellos elementos portadores de significado o de referentes, o sea, que representan algo o expresan un mensaje inequívoco. Pero, con todo, esto nos lleva mucho más allá de los textos.

Pensemos, por ejemplo, en las Fotografías.

Las fotografías son contenido.

Aún más, son elementos FUNDAMENTALES en la eficacia de una web. Al menos, en la mayor parte de las webs que conozco. Créeme, unas fotos mal adaptadas a la estrategia de branding y comunicación pueden echar por tierra el mejor trabajo de copywriting y diseño web.

Imagina que realizas toda esa tarea de diseño y redacción para una web concebida como plataforma de una marca personal y que quedas a la espera de las fotos. Al final llegan, y lo que transmiten contradice de plano todo lo que has tratado de expresar con los grafismos y el copy. No aciertan en el tono ni en las referencias ni en los colores. Error mayúsculo, error de principiante. ¡Been there!

¡Cuidado!

Lo repetiré luego, pero ahí va el secreto para evitar estas situaciones:

COORDINACIÓN, COORDINACIÓN Y MÁS COORDINACIÓN.

Copywriting y diseño web

Seguimos con los elementos de una web y con este adagio latino, que hoy llevo gafas y el gorro de pensar. El latinajo viene a decir, en castellano elemental que:

A las palabras se las lleva el viento, a no ser que estén escritas, que entonces permanecen y mandan.

Por eso la Historia se edifica alrededor de los documentos escritos, querido lector, porque sobre lo escrito no cabe más disputa que la interpretación.

En lo que ahora nos atañe, las palabras que escribe el copywriter permanecen, o sea, se materializan en tu pantallita gracias a un recurso valiosísimo para el diseñador gráfico: la tipografía.

¿Es “contenido” la tipografía? Lo habitual es pensar que no, claro.

La tipografía es “forma”, mero vehículo para el contenido, o sea, para el significado. Pero cuidado, la elección de una composición tipográfica u otra puede comprometer hondamente el contenido de un texto. Así, la redacción de un copywriter provocará distintos efectos en el receptor de acuerdo a la forma que elija darle el diseñador.

CUANDO EL COPY ES DISEÑADOR Y VICEVERSA

Esto es algo que el copywriter ya suele tener en cuenta, claro.

Negritas, MAYÚSCULAS, cursivas… son recursos que él mismo utiliza en la composición de sus textos.

Pero aún hay más:

¿Qué hay del tamaño de la tipografía?

¿Dónde ubicamos los claims y los titulares?

¿Cómo distribuimos los bloques de texto?

Llegamos así a una conclusión cantada: el copywritter prefigura el diseño de una web con sus textos; tal vez no diseña, pero sí prediseña.

Veamos ahora el caso opuesto.

Un esquema de trabajo en el que el diseño web esté prefigurado para que el copy componga los textos adaptándose a la estructura gráfica. No es lo más habitual, pero ocurre, sobre todo con servicios express de creación de web, que trabajan a partir de una plantilla sin diseñar modificaciones.

No es la mejor forma de construir un proyecto de comunicación ambicioso, la verdad.

En estos casos, el cliente suele demandar un diseño totalmente personalizado, de acuerdo a la estrategia que requiera su marca y su oferta.  Sin embargo, para propósitos más humildes puede funcionar siempre que se elija la plantilla adecuada.

Pero hasta la simple elección de una plantilla supone un ejercicio de previsión de contenidos.

Esto irá aquí, aquí esto otro, aquí podemos incluir tal cosa...“.

Si el diseñador toma esa decisión estará haciendo las veces de Director de Contenidos, Creativo, o lo que sea, pero en cualquier caso estará predefiniendo el contenido del copy…

Como ves, el Copywriting y el Diseño parecen inseparables cuando se trata de crear una web, y si se separan es más por razones de especialización profesional que otra cosa. O porque una no llega siempre a todo, hay que delegar y centrarse en lo que mejor se domina.

Pero, en un mundo ideal, copy y diseñador
estarían tan unidos que podrían ser la misma persona.

​​¿Estás de acuerdo?

¿Cuál es tu experiencia? ¿No consigues que el copywriting y el diseño se entiendan?

Será que necesitas ayuda…

Ponte en contacto y hablamos de cómo hacer que estos dos personajes se pongan de acuerdo ¡para ayudarte a conseguir tus objetivos de marca!

LEAVE A REPLY