David Ogivy copywriting

No será para tanto, Tere.

¡Si el hombre escribía hace más de cincuenta años!

Ya, pero hay cosas que nunca cambian.

Tal y como dice Nigel Nicholson, profesor en London Business Schoo para el Harvard Business Review:

 “Puedes sacar al ser humano de la Edad de Piedra pero, no puedes sacar la Edad de Piedra del ser humano”.

Ha cambiado el contexto.

Pero, los impulsos de los seres humanos, siguen siendo los mismos.

No importa lo sofisticada que sea nuestra tecnología.

Los humanos seguimos teniendo las mismas necesidades y deseos básicos que nuestros predecesores: la necesidad de pertenecer a un grupo, de sentirnos seguros, de sentirnos reconocidos, etc…

Y el consumidor que efectúa una compra siempre, lo hará para cumplir una de estas necesidades o deseos.

A principios del siglo XX, en la década de los ochenta, o ahora, en la era post-PC.

 

Por eso, si no conoces a David Ogilvy y te interesa el copywriting, ha llegado el momento de que conozcas a uno de los publicistas más famosos de la historia y una gran leyenda del copywriting.

Porque, los muy efectivos textos y titulares que creó desde que fundase su agencia Ogilvy&Mather en 1948, siguen conservando su poder aún hoy, y se emplean como ejemplos y lecciones de eficacia en el ámbito del marketing y de la publicidad en todo el mundo.

Para Ogilvy la publicidad no era arte.

La publicidad es un mero medio de información, un mensaje para lograr un único propósito: vender. En sus propias palabras:

No quiero que me digas que mi anuncio es creativo. Quiero que lo encuentres tan interesante que compres el producto”.

Aquí tienes los 7 mandamientos del copywriting de David Ogilvy. ¡Apréndelos, memorízalos, y sobre todo, aplícalos!

  1. Tu meta es vender. No permitas que nada te distraiga del único propósito de la publicidad.

Si algo irritaba a David Ogilvy era que los copywriters que trabajaban para él se clasificasen de “creativos”.

Diseñar un anuncio publicitario no es una competición de creatividad.

El único objetivo de un anuncio es vender, y para que la gente compre lo que se vende, el mensaje debe ser sumamente breve y sencillo, y dejar muy claro qué se vende y cómo ese producto va a hacer que su vida mejore.

Sorprender con anuncios creativos es importante, pero nunca a expensas de lograr la venta.

  1. Analiza detalladamente a tu consumidor

Un denominador común de todos los genios del copywriting y algo en lo que yo llevo años insistiendo. Solo tienes que ver el título de mi eBook: Alcanza el Nirvana de tu Copywriting, volumen 1, el cliente

Ogilvy nos recuerda que si no haces tus deberes y no estudias detenidamente a tu cliente ideal, tus posibilidades de venderle son nulas. Sí, es la parte más fastidiosa del proceso de venta, pero es imperativa porque si no sabes a quién te diriges, no puedes hablar su idioma.

3. Define tu posicionamiento

El gran maestro de la publicidad nos explica que “podría haber posicionado a Dove como una barra de jabón para hombres con manos sucias, pero elegí posicionarlo como un jabón de manos para mujeres con piel seca”. 

Copywriting David Ogilvy

Imagen de http://www.dailymail.co.uk/femail/article-4103774/Darling-m-having-extra-ordinary-experience-m-head-heels-Dove-beauty-bar-turns-60-look-vintage-ads-helped-make-household-name.html

 

Veinticinco años más tarde, las mujeres siguen teniendo el mismo problema de piel.

Dove sigue ofreciendo la misma solución, pero sabe que a la mujer del siglo XXI debe persuadirla con una Propuesta Única de Venta que los diferencie de los muchos fabricantes de jabón en el mercado de hoy:

Al comprar Dove estarás apoyando a la lucha por fomentar una imagen más realista de la mujer moderna, contra el estereotipo inalcanzable que proponen los medios y celebrando nuestros “defectos” (arrugas, celulitis, curvas, cabello gris, pecas, etc). Dove lucha por la belleza real.

 Copywriting David Ogilvy

Imagen de http://adsoftheworld.com/media/print/fat_fit
“La verdadera belleza cabe en una talla 8? Únete al debate de la belleza.

4. Háblale en el lenguaje con el que se comunica cada día

Háblale con cercanía, como si fueses un amigo sentado al otro lado de la mesa mientras disfrutáis de una buena comida.

“Háblales con el lenguaje que usa cotidianamente”, incluso si el tema es complicado o insípido.

Fíjate cómo hablamos a los seguidores y clientes potenciales de uno de mis clientes, Gesforma, empresa dedicada a la gestión de cursos bonificados (o los cursos gratuitos que se ofrecen a los trabajadores en activo y que contribuye a su promoción y competitividad dentro de las empresas).

 …El equipo de Gesforma, que se preocupa muchísimo por ti, ha decidido crear este curso gratis por email.

¿De qué te va a servir?

  • Vas a tenerlo todo bajo control ante una inspección de la Fundación
  • Vas a ahorrarte muchos euros de posibles sanciones
  • Vas a eliminar cargas de estrés innecesario

¿Y qué quiere decir todo eso?

Que vas a liberar todas esas horas que ahora le dedicas al papeleo de la gestión de los cursos bonificados y vas a poder dedicarlas a otros afanes más inspiradores.

Y sobre todo vas a dormir mejor por las noches y sentirte mucho más feliz.

¿Te imaginas?

¡No me digas que no son majos estos chicos!

¡Siempre pensando en ti!

Verás como el tiempo que dediques a completarlo será una de las mejores inversiones que hagas este año.

Y, ¿sabes lo mejor?

Que los chicos de Gesforma no son partidarios ni de complicar las cosas, ni de las palabras rebuscadas, ni de los tecnicismos, ni de echarse flores.

Al contrario.

Por eso, han apostado por una metodología “SLOW”.

¿Qué significa eso?

Significa que de forma práctica y con un lenguaje coloquial, y con la ayuda de una encantadora asistente virtual (ejem, ejem), vas a descubrir cómo hacer algo muy complicado (la gestión documental de un curso bonificado) de la manera más sencilla posible. 

Así que durante los próximos X días recibirás un email diario de una servidora, con pautas, consejos y material útil (plantillas de documentos e infografías) que te ayudarán a no tener “malos rollos” con tus bonificaciones.

5. Imagina que el consumidor es tu mujer y quiere toda la información posible

Nunca subestimes a tu consumidor, decía ya David Ogilvy en su día.

Hoy ese lema es más cierto que nunca. El consumidor de hoy está informado, es muy sabio y no quiere que le hagas perder el tiempo con textos de poco valor. Así que no creas que con un logo más o menos interesante o un texto más o menos creativo tienes suficiente.

Como decía Ogilvy, al cliente tienes que tratarlo como si fuese tu mujer.

No insultes su inteligencia.

Respeta a tu audiencia.

Ofrécele información relevante y nunca mientas. Como (obviamente) hacen en el siguiente anuncio:

Copywriting David Ogilvy

Imagen de https://heatheradickerson.wordpress.com/exploring-advertising/

¿Que vas a quedar como la mujer de la izquierda en minutos? ¿Las arrugas de la mujer de la derecha van a desaparecer por arte de magia?

Ridículo. Y ofensivo.

6. Si produces titulares excelentes, habrás invertido correctamente el 80% de tu tiempo y dinero

O en sus propias palabras, 8 de 10 personas van a leer tu titular y solo 2 de 10 seguirán leyendo el resto.

Ogilvy aconsejaba que ante estos números, el objetivo del copywriter es ofrecer la información necesaria para persuadirles a seguir leyendo en cuestión de segundos.

Según él, el lector, ante todo, quiere conocer la respuesta a una única pregunta:

¿Por qué? 

Así que cuanto más informativo sea tu texto, más persuasivo será.

Uno de los anuncios más celebrados de David Ogilvy es el conocido anuncio de Rolls Royce. Tras ser contratado por el fabricante de automóviles, David dedicó 3 semanas a estudiar detenidamente todas las características técnicas del auto. Finalmente diseñó esta frase:

Copywriting Dvid Ogilvy

Imagen de http://www.reasonwhy.es/reportaje/david-ogilvy-el-padre-de-la-publicidad-moderna

A 60 millas por hora, el ruido más fuerte en este
nuevo Rolls Royce proviene del reloj eléctrico”.

El resto del folleto tenía 607 palabras. El título consiguió que el lector consumiese el resto del texto con ganas de informarse acerca del producto.

Sin ningún tipo de engaño. Con información relevante y palabras poderosas.

7. Destaca al producto convirtiéndolo en el héroe

Sí, aunque vendas productos “sosos”. Porque, como bien decía Ogilvy, “no existen los productos aburridos, solo hay escritores aburridos” .

Nunca asigno un producto a un escritor, al menos que sepa que él está interesado personalmente en el producto”, nos explicaba Ogilvy. “Cada vez que he escrito una campaña publicitaria mala, ha sido porque no me interesaba el producto”.

Ofrece contenido útil e informativo, haz que tu cliente se sienta como el protagonista de una historia atractiva, y sigue aplicando todos los consejos que comparto a continuación. Y como David Ogilvy dijo:

“No golpees levemente el balón. Saca la pelota fuera del estadio. Busca la compañía de los inmortales”.

Busca la perfección.

Háblales en un lenguaje que entiendan.

Y no sacrifiques las ventas por ser solo creativo. Tu meta es comunicar para vender.

Si no te atreves, déjalo en nuestras manos.
Ponte en contacto hoy.

LEAVE A REPLY