El 20 de junio de 2017 empecé a hablarte de los beneficios de los rituales de mindfulness para tu trabajo como redactor, copywriter o empresario.

Hace un mes que estoy insistiendo en que, la atención plena, te puede ayudar a ser más creativo, más productivo y más feliz, en general.

Tere se está poniendo un poco pesadita con este tema”, te estarás diciendo…

Pero, yo sigo insistiendo por varios motivos.

Ante todo, no creas que para mí esto un tema al que me he aferrado convenientemente para desmarcarme del resto.

Cualquier persona que me conozca desde hace tiempo sabe que

a) La atracción que he sentido por el continente asiático me viene de muy pequeña,

b) Durante los muchos años que pasé en Asia, aprendí yoga y meditación con la maravillosa Monica Ramasamy,

c) Llevo decadas “luchando” con los idiomas asiáticos.

 

Estoy convencida de que Mindfulness tiene el potencial de mejorar relaciones, procesos y resultados.

Sé que, muchos os debéis estar diciendo: pero Tere, todos esos rituales de mindfulness de los que me hablas no van a eliminar radicalmente el estrés que me provoca el tener que buscar clientes constantemente para pagar facturas…

O el tener que mantenerme informado de tantos cambios en la tecnología mientras gestiono un negocio digital que no para de crecer…

O al verme obligado a hacer mi trabajo deprisa y corriendo porque el cliente quiere el proyecto en su bandeja de entrada ayer…

No, mindfulness no es fórmula mágica para erradicar la ansiedad que tú y yo sentimos ante los retos que nos presentan los negocios digitales.

Tampoco es brujería.

Ni una moda pasajera como tantas propuestas “new age” que embaucan a unos cuantos y desaparecen para no ser vistas nunca más.

Mindfulness es una práctica meditativa y contemplativa desarrollada por Jon Kabat-Zinn, profesor emérito de Medicina y creador de la técnica de Reducción del Estrés Basada en la Atención Plena (REBAP), a finales de los años setenta.

Rituales de mindfulness como los que yo he creado para ti en mi Audio “Los Tres Rituales del Copywriter/Empresario Mindful”, forman parte de una “facultad espiritual o psicológica” conocida como Mindfulness, los beneficios de la cual han sido y siguen siendo científicamente demostrados.

Curiosamente, esos rituales de Mindfulness que nos hacen pausar durante el día, son mucho más comunes de lo que te imaginas.

¿Cómo lo sé?

Porque lo he preguntado a mis suscriptores.

Mindful Copy

 

Y muchos de ellos, me han respondido con maravillosos rituales (o hábitos, llámales como quieras), que repiten religiosamente cada día laboral.

Por ejemplo:

Mila Coco, copywriter, sigue religiosamente los siguientes rituales: 

-Levantarme temprano por la mañana. Lo más temprano posible. Así nadie está despierto todavía y puedo trabajar con toda la paz del mundo durante algunas horas.

-Empezar con una tarea roca, algo que he aprendido hace poco de Irene Milián. Es decir, una tarea que te acerca a tu objetivo principal. En mi caso concreto es vivir de escribir (como copywriter). Actualmente sigo un pequeño curso en inglés de copywriting en Udemy.

-También hay veces que hago algo creativo a primera hora de la mañana y antes de trabajar. Puede ser leer un libro o escribir cualquier cosa, para entrenar mi creatividad y evitar que venga de inspiraciones pasajeras.

-Reviso las tareas del día.

-Antes de terminar el día creo una lista de tareas específicas para la jornada siguiente.

-Doy un paseo con los perros por el campo hasta una pequeña charca para que se puedan bañar.

-Hago deporte y ¡a la cama!

Brandon Díaz, consultor SEO, tiene sus rituales claramente delineados:

Por las mañanas

  • Justo después de levantarme y para poder despertar bien, bebo mucha agua, tal vez medio litro.
    Eso me ayuda a despertar por completo y vencer las ganas de querer irme a acostar de nuevo.
  • Inmediatamente tomo libreta y pluma, que tengo ya en mi cabecera, y escribo todo lo que recuerde de mis sueños.
    Es interesante y estoy tratando de tener sueños más lúcidos, pero muchas veces, la mayoría de hecho, no recuerdo casi nada…
    y si me espero aunque sea unos minutos antes de comenzar a anotar, olvido todo.
  • Tiendo mi cama. Ya lo dijo aquel comandante, creo, SEAL: ” If you want to change the world, start off by making your bed”
  • Y por último, medito entre 10 y 15 minutos con la ayuda de la aplicación Calm

Por la tarde

  • Después del gimnasio y de comer, tomo una siesta de 30 minutos para reponer energías.
  • Si no hago esto, en el trabajo empiezo a perder mucho la concentración y a dejar de ser productivo.

Por la noche

  • Este es el “ritual” más largo, me toma aproximadamente dos horas y es para finalizar bien el día.
  • Escribo un poco en mi journal y planeo lo que haré al día siguiente, mis “MITs”. En el journal más que nada resumo lo que hice en el día, que salió bien y que hay que mejorar
  • Apago las luces, prendo una vela y trato de verla fijamente durante 5 minutos sin pensar en nada. Es mucho más difícil de lo que suena XD
  • Hago algunos estiramientos para aumentar mi flexibilidad, que si hago mucho gimnasio y todo va bien ahí pero en flexibilidad soy un tronco
  • Y por último, leo aproximadamente una hora justo antes de dormer

Erledie Salazar Hernandez, fundador de Ideasti.co, empieza con una taza de café. Después:

  • Abro la cortina de la ventana de mi oficina, asi el dia este oscuro, o lluvioso, siempre lo hago. 
  • Coloco música, bien sea en la radio o en internet, pero la música es lo primero que debo tener en el ambiente.
  • Veo mi cuenta de correo personal, la depuro, solo dejo lo realmente interesante, como por ejemplo tus email  (:)) cosas como ofertas e invitaciones a grupos que no me interesan, van a parar a la papelera del correo.

 

Y Rubén Fernandez Sanchez…

Espera a estar solo en casa y se entrega a la meditación. No mucho rato, sólo 20-30 minutos, pero intenta no fallar ni un solo día.

  • “Tras mis rituales matutinos ya puedo ponerme a trabajar. Tras ellos, me siento más ligero, más calmado y, a la vez, más concentrado y despierto. 
  • Durante las horas de trabajo, el único ritual a destacar serían los pequeños descansos que, de vez en cuando, me gusta hacer. Normalmente para descansar la cabeza, poner en orden mis ideas y/o hacer estiramientos de cuello, hombros y espalda.
  • ¡Demasiado tiempo sentado!
  • Y es por eso que el deporte es otro de mis rituales obligatorios. Al acabar el trabajo, tomo la bicicleta, me voy pa’l monte y pedaleo durante al menos media hora. Activar el cuerpo es, sin lugar a dudas, una de las mejores formas de “resetear” la mente, activándola de nuevo.
  • Y ya por último pero no menos importante: encontrarme con gente para hacer alguna actividad o, simplemente, darle a la sin hueso.
  • Sí, ¡lo sé! estos dos últimos no parecen rituales de trabajo. Pero los he incluído porque me han parecido parte esencial a fin de desconectar del trabajo, pudiéndolo retomar al día siguiente ¡a tope!”

 

Pero, Tere, eso no tiene nada de especial… me dirás. ¡Todos tenemos una rutina!

Cierto, pero la diferencia entre una rutina y unos rituales diarios es como moverse con desganas o danzar.

Tu rutina la llevas a cabo porque tienes que llevarla a cabo.

Y mientras haces lo que te dicta tu lista de cosas por hacer, intentas responder a tus emails, pensar en lo que vas a hacer para cenar y cepillar al gato que hace días que te lo pide…

Exagero, pero ya sabes por dónde voy.

Pero, al aplicar mindfulness a tu trabajo, tu rutina se convierte en la suma de multitud de rituales.

Prestas atención a cada paso de esa coreografía maravillosa que es tu jornada laboral.

Y, consecuentemente, tus pasos son mejores y más bonitos.

 

Rituales de Mindfulness

 

Se ha demostrado que Mindfulness:

  • Te convierte en una persona mucho más productiva (en mi caso, me atrevería a decir que me ha ayudado a ser un 25% más productiva en mi trabajo).
  • Te hace perder interés en las distracciones, lo cual resulta en una mejora en la calidad de tu trabajo.
  • Te ayuda ante situaciones estresantes (lo demuestra este estudio llevado a cabo por la Marina estadounidense).
  • Te libera de los condicionamientos que normalmente nos hacen tomar malas decisiones, tal y como indica este estudio.
  • Te ayuda a ver claramente lo que realmente es importante y te evita perderte entre tareas innecesarias y aparentemente urgentes.

Entre muchos otros beneficios…

Con los rituales de mindfulness saboreas cada tarea.

Así que, si quieres empezar a “danzar” por tu día, saboreando de los detalles que lo convierten en un día maravilloso, te invito a que te suscribas a Mindful Copy.

Y, sobre todo, te invito a que estés atento al lanzamiento del CURSO MINDFUL COPY el lunes 24 de julio 2017.

¡El curso ideal para llevarte de vacaciones y retomar tu trabajo con una perspectiva totalmente nueva que te convertirá en un profesional más productivo, más creativo, y seguramente, también, mucho más feliz!

Mindful Copy

 

 

SHARE
Previous articleMarketing y Mindfulness: ¿pueden coexistir?
Next article¿Sufres Fatiga de Contenido? Yo sí
Tere Rodríguez es Bloguera, Copywriter Trilingüe, Traductora y Editora en Jefe de Zen Digital Magazine. “Exiliada” por inconsciente en las antípodas. Me pierde viajar (y siempre me mete en líos). Pero, gracias a esta mente curiosa y (demasiado) creativa, ayudo a mis clientes a crear Textos Rentables y a conseguir el Nirvana

LEAVE A REPLY